Superposición del sitio

RESULTADOS

RESULTADOS

Contenido de la sección de Resultados

Llegamos ahora al meollo del artículo, los datos. Esta parte es la llamada sección de Resultados.

En contra de la creencia popular, no hay que comenzar la sección de Resultados describiendo los métodos que, por distracción, se omitieron en la de Materiales y métodos.

La sección de Resultados contiene normalmente dos componentes. En primer lugar, hay que hacer una especie de descripción amplia de los experimentos, ofreciendo un “panorama general” pero sin repetir los detalles experimentales ya descritos en Materiales y métodos. En segundo lugar, hay que presentar los datos. La exposición de los resultados debe redactarse en pretérito.

Naturalmente, no es tan fácil. ¿Cómo presentar los datos? La simple transferencia de datos de las notas de laboratorio al manuscrito no basta.

Muy importante: en el manuscrito hay que ofrecer los datos representativos y no los interminablemente repetitivos. El hecho de que haya podido usted realizar el mismo experimento 100 veces sin variación importante en los resultados quizá sea de interés considerable para su director de tesis, pero los directores de revistas, por no hablar de los lectores, preferirán los datos un poco digeridos. Aaronson (1977) lo dijo de otra manera:

“La obsesión por incluirlo todo, sin olvidar nada, no prueba que se dispone de una información ilimitada, sino que se carece de capacidad de discriminación”.

Cómo tratar los datos numéricos

Si solo hay que presentar una o varias mediciones, deberán tratarse des- criptivamente en el texto. Las mediciones reiteradas se presentarán en cua- dros o gráficas.

Cualquier medición, reiterada o no, deberá tener un significado claro. Supongamos que, en un grupo determinado de experimentos, se examina- ron algunas variables (de una en una, claro). Esas variables que afectan a la reacción se convierten en mediciones o datos y, si son extensas, se incluyen en cuadros o gráficas. Las variables que no parezcan afectar la reacción no tienen por qué presentarse de esa forma; sin embargo, a menudo es impor- tante exponer incluso los aspectos negativos de los experimentos. Con fre- cuencia es una buena garantía decir lo que no se encontró en las condicio- nes en que se realizaron los experimentos. Es muy probable que otro obtenga resultados diferentes en condiciones diferentes.

Si se utilizan estadísticas para describir los resultados, deberán ser esta- dísticas con un significado claro. Erwin Neter, el difunto redactor jefe de In- fection and Immunity, solía contar una historia típica para poner de relieve este aspecto. Mencionaba un trabajo que supuestamente decía: “33 1/3% de los ratones utilizados en este experimento sanaron con el medicamento ensayado; 33 1/3% de la población experimental no resultó afectada por el fármaco y persistió en estado agónico; el tercer ratón se escapó”.

Hay que esforzarse por ser claros

Los resultados deben ser breves y claros, sin palabrería. Mitchell (1968) citaba a Einstein: “Si quiere describir la verdad, deje la elegancia para los sastres”. Aunque la sección de Resultados de un artículo es su parte más im- portante, a menudo es también la más corta, especialmente si va precedida por una sección de Materiales y métodos y seguida por una Discusión bien escritas.

Los Resultados tienen que expresarse clara y sencillamente, porque re- presentan los nuevos conocimientos que se están aportando al mundo. Las partes anteriores del trabajo (Introducción y Materiales y métodos) tienen por objeto decir por qué y cómo se obtuvieron los Resultados; la última par- te (Discusión) se ocupa de decir lo que estos significan. Por ello, evidente- mente, todo el artículo se sostendrá o no sobre la base de los Resultados.

Hay que evitar la redundancia

En los Resultados no debe cometerse el pecado de redundancia. La falta más corriente consiste en repetir con palabras lo que resulta ya evidente para el lector al examinar las figuras y los cuadros. Todavía peor es presentar en el texto todos o muchos de los datos que muestran los cuadros o figuras. Este grave pecado se comete con tanta frecuencia, que hablaré de él extensamente, dando ejemplos, en los capítulos sobre cómo preparar los cuadros e ilustraciones.

No sea verboso al citar figuras y cuadros. No diga: “El cuadro 1 muestra con claridad que la nocilina inhibió el crecimiento de Neisseria gonorrhoeae”. Diga: “La nocilina inhibió el crecimiento de Neisseria gonorrhoeae”.

Sin embargo, algunos autores van demasiado lejos al tratar de evitar la verborrea e infringen con frecuencia la regla de los antecedentes; la infracción más común consiste simplemente en omitirlos. He aquí un ejemplo de un texto médico: “La pierna izquierda se le entumecía a veces y la paciente daba paseos para combatirlo . . . El segundo día, la rodilla estaba mejor, y al tercero había desaparecido por completo”. El antecedente en ambos casos es probablemente el “entumecimiento”, pero creo que, en los dos, la redacción revela más bien cierto entorpecimiento.

TEST CHI CUADRADO

Frecuentemente se trabaja con variables de tipo cualitativo (también conocidas como variables categóricas) tales como sexo, grado de desnutrición o “niños mayores de 10 años”. Los valores que toman estas variables se resumen en tablas de frecuencias.las cuales permiten ordenarles y comparar su ocurrencia.

Para determinar la asociación o independencia de dos variables cualitativas, en 1.900 Pearson introdujo el test de chi–cuadrado (χ2), herramienta estadística ampliamente difundida en investigación biomédica

Este test contrasta dos hipótesis, una hipótesis nula o hipótesis de independencia de las variables (H0) y una hipótesis alternativa o hipótesis de asociación de las variables (H1). En términos simples, el test de χ2 compara los resultados observados con resultados teóricos, estos últimos calculados bajo el supuesto que las variables fuesen independientes entre sí, es decir, bajo el supuesto que H0 fuese verdadera.

Si los resultados observados difieren significativamente de los resultados teóricos, es decir, difieren de H0, es posible rechazar H0 y afirmar que H1 es verdadera, concluyendo que las variables están asociadas. Por el contrario, si los resultados observados y teóricos no difieren significativamente, se confirma la veracidad de H0 y se afirma que las variables son independientes.

Discusión

Es hacia donde la mayoría de los lectores se dirigirán después de leer el resumen, pese a que los expertos recomiendan que, tras leer este, lo primero que se debe hacer es leer la sección de material y métodos. Es, además, la sección más compleja de elaborar y organizar.

TOMAR EN CUENTA

  • Comience la Discusión con la respuesta a la pregunta de la Introducción, seguida inmediatamente con las pruebas expuestas en los resultados que la corroboran.
  • Saque a la luz y comente con claridad, en lugar de ocultarlos, los resultados anómalos, dándoles una explicación lo más coherente posible.
  • Especule y teorice con imaginación y lógica. Esto puede avivar el interés de los lectores.
  • Evite sacar más conclusiones de las que sus resultados permitan, por mucho que esas conclusiones sean menos espectaculares que las esperadas o deseadas.
Abrir chat
Hable EN VIVO con un Profesor
A %d blogueros les gusta esto: